El Petro no ha dejado de causar polémica en Venezuela y el mundo. Desde que salió, el diario Bloomberg lo clasificó al Petro como una estafa y sigue sin gozar de una buena reputación. Aquí explicamos algunas de las razones de por qué el Petro genera problemas como criptomoneda entre los venezolanos.

 

Para desmitificar esta criptomoneda, revisaremos cinco elementos relacionados al petro de cara a su legalidad, marketing, usabilidad, transabilidad y convertibilidad.

Petroestafa

Mucho se ha dicho del petro, la criptomoneda venezolana. En diciembre de 2019 las búsquedas de Google se dispararon tras el aviso de Nicolás Maduro en el que anunciaba que otorgaría la cantidad de medio petro a 7 millones de venezolanos que trabajan para la administración publica y son pensionados.

El aporte de Maduro fue bautizado como Petro Aguinaldo. Su llegada causó expectativa, sobre todo en relación al uso que el venezolano podía hacer de esta criptomoneda. Sin embargo, se produjeron por redes sociales duras criticas ya que cuando los beneficiarios del petro aguinaldo solicitaban en el sistema patria el intercambio de 0,5 petro por su equivalente aproximado de 1.300.000 Bs (29 dólares aproximadamente), el resultado era nulo y muchos se quedaron si poder convertir la criptomoneda.

La frustración de los nuevos usuarios del Petro llevó a que se colocará como tendencia en Twitter la etiqueta de #petroestafa. Sumado a ello, la repuesta de los venezolanos a los rumores desatados a finales del año 2019 en los que se indicaba que el aporte tenía corta duración fue de compras nerviosas en los pocos establecimientos comerciales que permitían comprar con Petros.

 
Dichos establecimientos comerciales están conectados a la plataforma del Banco de Venezuela, entidad financiera pública autorizada para el intercambio de petro por bienes.

La irrupción de los usuarios de petro colapsó la red de telecomunicaciones y de los 7.000.000 nuevos usuarios de la criptomoneda venezolana solo el 17% de los mismos hizo uso total o parcial de su saldo en Petros en diciembre de 2019.

Para los primeros días del mes de enero de 2020 dicha plataforma entró en mantenimiento, haciendo imposible el intercambio de bienes por medio de ella usando la criptomoneda venezolana. Todo esto hace pertinente la pregunta ¿es funcional el petro?

La legalidad del petro

Lo primero que se debe tener en cuenta desde el punto de vista jurídico es que la creación del petro dio paso a nuevas normas financieras en Venezuela. En el marco de estas normas fue creada una institución pública que regula la materia, la SUNACRIP (Superintendencia Nacional de Criptoactivos y Actividades Conexas).

Desde el 2018, el petro es motivo de normativas jurídicas enmarcadas en órdenes ejecutivas de los Estados Unidos, como es el caso de en la que Trump penalizó el uso del petro. Si comparamos las normativas jurídicas en relación al petro, tenemos un evidente conflicto jurídico. Mientras desde Venezuela se establece la legalidad del petro desde Estados Unidos se penaliza el uso de la criptomoneda venezolana.

Si usted es venezolano o extranjero y no tiene ningún interés económico en Estados Unidos no se verá afectado por la regulación estadounidense, pero en caso contrario es vital que analice los riesgos jurídicos que implica el uso del petro.

El aspecto de la legalidad del petro puede ser relativo, al igual que lo fue el bitcoin en el momento que apareció. En esa ocasión se habló mucho de la ilegalidad del bitcoin pero la realidad dice que es la principal criptomoneda mundial.

El marketing del petro

El petro sufre una grave crisis de reputación que lo convirtió en tendencia en twitter durante diciembre 2019, cuando el método asumido por el Sistema Patria para el conversión del petro a bolívares fue un ineficiente proceso de cotizaciones en el que la oferta de Petros excedió la demanda.

El resultado fue la desconfianza en la criptomoneda, la salida de muchos fue acceder a los negocios con sistema Bio pago del Banco de Venezuela, lo que colapso la red de telecomunicaciones que, de por sí, tiene su propias deficiencias.

Por otro lado, en el mundo de las criptomonedas son muy comunes los Airdrops que consisten en campañas de regalo de tokens o coins para obtener nuevos usuarios y realizar una campaña de marketing.

No es nuevo lo que hizo Nicolás Maduro al facilitar 3.500.000 de Petros al doble de personas, por medio del Petro Aguinaldo. El potencial del marketing digital en favor de la criptomoneda venezolana fue llevado a 0.

La usabilidad

En cuanto a la usabilidad del petro el whitepaper de la criptomoneda venezolana indica que esta servirá para:

  1. Comprar bienes y servicios. La plataforma permite por vía del Banco de Venezuela cancelar bienes usando un sistema de lector de huella digital llamado biopago, la misma que colapsó debido a la cantidad de usuarios producto de la crisis de reputación generada en diciembre.
  2. Pagar impuesto y servicios públicos. Esto se ha dicho oficialmente pero no hay una campaña que explique como concretar estos pagos. En la actualidad el pago de los pasaportes se realiza con petros. El auge de la emigración venezolana le da un uso casi obligatoria al petro.
  3. Intercambiar con otros usuarios. Se pueden hacer intercambio entre familiares dentro del sistema patria. Además se puede realizar transferencias desde las petro wallet.
  4. Realizar ahorros. El petro asume Stakin, un sistema que premia al usuario por mantener la mayor cantidad de Petros posibles. Esta característica unida a la formula del calculo del petro la hace viable para enfrentar la hiperinflación que vive Venezuela.
    Sitio oficial del libro blanco del Petro

Un dato interesante es que el aporte de 0.5 petro del petro aguinaldo aumento su valor de 1,300,000 BsS en diciembre a 2,100,000 BsS a finales de enero. En el mismo lapso el dólar estadounidense paso de un promedio de 43.000 BsS a 74.000 BsS.

Hasta ahora la única usabilidad que tiene el petro es la del pago de pasaporte y la de ahorro, sin embargo esta debe complementarse con las siguientes propiedades: transabilidad y convertibilidad.

La transabilidad

Una de las promesas que hizo interesante al petro en sus comienzos fue que este podía ser usado para adquirir commodities del Estado Venezolano.

Captura de pantalla del Libro blanco del petro

Pero esto implica altos riesgos debido a la regulación estadounidense contra la criptomoneda venezolana, ya que el ecosistema de ésta no reserva la privacidad de los tenedores de petro.

La tansabilidad también implica poder cambiar petro por dinero fiduciario por medio de exchangers. Hasta ahora hay solamente al rededor de seis casas de cambio autorizadas por la SUNACRIP, pero solo dos están activas para el registro.

La regulación de la SUNACRIP permite un mercado secundario en la cual los usuarios de Petros pueden establecer el monto de intercambio y se hacen responsables de cada operación.

Este mercado secundario se abrió en sitios P2P como LocalBitcoins en los cuales usuarios venezolanos venden sus Petros a mitad del precio oficial.

La convertibilidad del petro

Quizás uno de los factores más desfavorables del petro sea este. Por ejemplo, uno puede acceder al sitio web de la Tesorería de Criptoactivos de Venezuela, ente público encargado de la venta de la criptomoneda venezolana, pero el enlace de compra esta inactivo.

En una situación similar se encuentran las exchanger, a las cuales hay que activar un KYC que no da respuesta oportuna. Pero más grave es el hecho que se puede comprar en la petro wallet también llamada petro aplicación con bitcoin, litecoin, o dash pero no se puede convertir de petro en éstas.

Si no se puede convertir en otras criptodivisas el petro en este aspecto no es funcional.

La posible solución a los problemas del petro

Al ser un criptoactivo soberano o una criptomoneda estatal, el petro pierde de vista uno de los principales atractivos de criptomonedas como el Bitcoin: la descentralización. Se entiende que Venezuela enfrenta una crisis debida a factores tanto internos como externos.

Dado que el petro resulta jurídicamente problemático, no es libre, el marketing fue un fracaso, tiene poca o nula usabilidad y su convertibilidad es baja o también nula, no recomendamos comprar petros. Por otro lado, si eres de los venezolanos que recibieron petros, quizá sea una buena idea dejarlos a un lado con la esperanza de que aumente su valor. Definitivamente, te recomendamos no contar con esta criptomoneda para asuntos diarios.