Cómo se puede invertir en Bitcoin? Si bien hace más de 10 años que existe el Bitcoin, todavía no hay mucho conocimiento de esta tecnología. Entonces, ¿qué es el Bitcoin y cómo funciona?

 

¿Qué es el Bitcoin?

  • Luego de la crisis financiera en el 2008-2009, la confianza pública llegó a ser históricamente baja debido a las regulaciones gubernamentales. El público se sintió traicionado por estas regulaciones, las cuales fueron creadas para protegerlos.
  • Como consecuencia de la crisis, una persona conocida bajo el seudónimo Satoshi Nakamoto creó Bitcoin, como una divisa digital descentralizada sin un regulador único. El resto es historia. Leer más.

Cómo invertir en Bitcoin

Mientras la confianza hacia la industria de las criptomonedas ha mermado en los últimos años, invertir en Bitcoin sigue siendo una gran elección. La mayoría de las personas que invierten en criptomonedas las compran a través de intercambios como por ejemplo Coinbase y mantienen sus Bitcoins almacenados y asegurados en una billetera del tipo hardware como Trezor. Otras plataformas de intercambio que puedes usar son: Bittrex, Kraken y Gemini, entre otros.

Puntos importantes

  • La clave de invertir en Bitcoin radica en «hacer HODL» (es un término derivado de un error ortográfico de «hold» que se refiere a estrategias de compra y retención a largo plazo en el contexto de Bitcoin y otras criptomonedas).
  • Si no posees los medios financieros para la adquisición de uno o más Bitcoins, siempre podrás comprar parte de un Bitcoin. Estas porciones son llamadas Satoshis.Satoshis.
  • Con el anuncio de Facebook en 2019 sobre el lanzamiento de su propia criptomoneda, Libra, el futuro de Bitcoin de repente se ha vuelto aún más brillante.

¿Qué es el Bitcoin y cómo funciona?

Bitcoin es un sistema de pago electrónico P2P, también conocido como moneda electrónica o criptomoneda. Existen sólo 21 millones Bitcoin, y no se pueden crear más por encima de este límite.

Nació en el año 2008, como respuesta a la crisis que enfrentaba el sistema financiero mundial en aquel entonces, permitiendo a las personas poder realizar pagos de bienes o servicios sin necesidad de utilizar intermediarios como bancos o entidades financieras.

Su creador se identifica con el nombre de Satoshi Nakamoto, y al día de hoy no se conoce su verdadera identidad. Estuvo activo participando en foros relacionados a la temática hasta el año 2011, y luego de un momento a otro desapareció sin dejar rastro.

 

Bitcoin es una moneda descentralizada

Este sistema se caracteriza por ser descentralizado, es decir, que ninguna entidad lo controla, sólo los usuarios. Su funcionamiento consiste en algo sencillo como un monedero virtual (disponible para computadoras o celulares) donde se pueden almacenar los Bitcoins, permitiéndole al usuario poder enviar y recibir pagos a través de una dirección conformada por números y letras.

Detrás de escena, la red Bitcoin funciona como una contabilidad pública llamada “Blockchain” (o cadena de bloques), la cual contiene cada transacción realizada, permitiendo verificar la validez de dichas operaciones.

Esta tecnología de transferencia digital de datos se sostiene gracias a una codificación muy sofisticada, la cual permite que la información una vez introducida, no pueda ser borrada. Esto es de suma importancia, ya que si uno se equivoca en la dirección de envío, no hay vuelta atrás.

bitcoin-mining

Cualquier persona puede procesar una transacción mediante su poder computacional de hardware especializado y así obtener una recompensa en Bitcoins por la realización del servicio. Este proceso se conoce como minería de Bitcoin.

Minería de Bitcoin

Otra manera de invertir en Bitcoin es minando. El proceso involucra la compra de un hardware que realizará los cálculos matemáticos complejos que producen Bitcoins. El reto de la minería es el costo de la electricidad. Esto ha empujado el costo de extraer un solo Bitcoin a casi 5.000 dólares en países como los Estados Unidos, lo que no lo hace muy rentable.

¿Cómo funciona la minería de Bitcoin?

La minería de Bitcoin consiste en utilizar la capacidad de hardware de las computadoras para procesar transacciones, garantizar la seguridad de la red y lograr que todos los participantes estén sincronizados. Su misión consiste en verificar que nadie utilice las monedas dos veces y que no se introduzcan Bitcoins falsos en el mercado.

Debido a que las criptomonedas son un sistema descentralizado, necesitamos de una estructura que garantice la operatividad del mismo.

Dichas transacciones se encuentran almacenadas en un grupo (conocido como bloque). Cuanta mayor potencia computacional se posea, resultará más fácil resolver un bloque, y por lo tanto, obtener una recompensa por el trabajo realizado. Es por esto que se han creado grupos de minería (o mejor conocidos como “pools”) donde varias personas realizan esta actividad en conjunto, con el objetivo de juntar todas sus potencias computacionales en una sola y luego dividir las recompensas de manera justa entre todos los participantes.

Por el contrario, si lo hiciéramos de forma individual, es probable que nunca pudiésemos obtener una recompensa debido a las pocas probabilidades de que ocurra o bien porque la competencia cuenta con equipos mucho más poderosos. Cuantos más equipos haya en circulación, la dificultad de minar un Bitcoin aumenta.

¿Cuál es el futuro de Bitcoin?

“PayPal tuvo estas metas de crear una nueva divisa. Fallamos en eso, y solo creamos un nuevo sistema de pago. Creo que Bitcoin ha sido exitoso a nivel de una nueva divisa, pero el sistema de pago es en cierta forma deficiente. Es muy difícil de usar y ese es el gran reto por parte de Bitcoin”. Peter Thiel, Co-fundador de Paypal.

Bitcoin sigue siendo un recurso controversial, con seguidores y críticos en ambas partes. Sus seguidores discuten que es la divisa del futuro. Otros han discutido que el precio podría alcanzar más de 1 millón de dólares. Críticos, por otro lado, han discutido que el Bitcoin no vale nada.

  1. En la actualidad, es difícil ver el futuro de Bitcoin por un número de razones. Primero, luego de más de diez años de su lanzamiento, ninguna cadena minorista importante acepta esta divisa. Aquellos que solían aceptarlo inicialmente como Microsoft, han dejado de hacerlo por su volatilidad. Por lo tanto, es casi imposible que le vaya bien a una divisa si no es aceptada por ningún minorista.
  2. Segundo, la competencia de la industria de criptomonedas es enorme. Hoy en día, hay más de 2,500 divisas. También hay “stablecoins”, las cuales son respaldadas por activos reales tales como el oro y el dólar americano. De igual manera, Bitcoin puede ser diluido fácilmente a través de un proceso de bifurcación. Este proceso conlleva a la creación de nuevas divisas.
  3. Tercero, el rol de Bitcoin como un «oro digital», no tiene mucho sentido. Esto se debe a que en caso de un Armagedón, Bitcoin sería el último activo que se quisiera obtener. De hecho, más que ser un refugio seguro, la volatilidad de Bitcoin ha convertido esta divisa en un activo riesgoso.
  4. Cuarto, el volumen de las transacciones de Bitcoin ha disminuido significativamente. Esta fue la razón principal por la cual la CBOE dejó de ofrecer sus futuros en primer lugar. Parte de esa razón es que Bitcoin no sirve como un intercambio anónimo ya que las transacciones pueden ser rastreadas en línea.
  5. Quinto, Bitcoin no cumple con ninguna de las cuatro funciones del dinero. Estas funciones son reserva de valor, medio de cambio, estándar para pagos diferidos y medida de valor.
  6. Finalmente, la seguridad de Bitcoin ha hecho que sea difícil la adquisición de los mismos. Solo en 2018, una cantidad de criptomonedas valorada en más de 1.700 millones de dólares fueron robadas. Por lo tanto, es difícil ver cómo esta divisa puede ser aceptada globalmente como un método de pago.
Con el anuncio de Facebook en 2019 sobre el lanzamiento de su propia criptomoneda Libra, el futuro de Bitcoin y las criptomonedas en general de repente se ha vuelto aún más brillante.

Aquí destacamos algunas razones de por qué las criptomonedas serán tendencia en un futuro cercano

  1. Moneda global: no pertenecen a ningún gobierno o Estado que las regule y además son fácilmente utilizable en cualquier parte del mundo, rompiendo con las barreras políticas y geográficas.
  2. Emisión limitada: en el caso del Bitcoin, sólo existen 21 millones de unidades, por lo tanto, a medida que aumente el interés en las criptomonedas, el valor sólo podrá aumentar, mejorando el poder adquisitivo de sus usuarios.
  3. Velocidad en las transacciones: a diferencia de las transacciones bancarias (que en algunos casos suelen llegar a tardar días en acreditarse), las transacciones entre criptomonedas suelen acreditarse en apenas algunos segundos, llegando a extenderse a pocos minutos como máximo cuando la red está muy congestionada.
  4. Sistema transparente de transacciones: todas las transacciones quedan registradas en un libro contable online conocido como Blockchain (o cadena de bloques), por lo tanto, cualquier persona puede acceder a esos registros.
  5. Imposible de falsificar: la misma red de Bitcoin imposibilita los doble gastos o bien que se introduzcan monedas falsas sin que sea detectado.
  6. Barato: su costo de transacción se encuentra muy por debajo al de otros sistemas, como por ejemplo las tarjetas de crédito o las transferencias bancarias. Enviar una suma de dinero significativa hacia otra dirección de Bitcoin puede llegar a costar apenas unos centavos.
  7. Posibilidad de realizar micropagos: actualmente el Bitcoin y las demás criptomonedas son divisibles hasta 8 decimales, lo cual posibilita la realización de pequeños pagos. Además, no se descarta que en un futuro se puedan agregar más decimales al sistema.
  8. Anonimato: si bien existen herramientas informáticas para rastrear a la persona que realiza un pago en Bitcoins, en primera instancia no es necesario brindar los datos personales para enviar o recibir dinero en criptomonedas, sólo basta con proporcionar una dirección compuesta por números y letras. De todas maneras, existen otras criptos alternativas que se centran en el anonimato de sus transacciones y no permiten conocer la identidad de la persona que envía y la que recibe. Algunos ejemplos de esto son los proyectos Monero, Dash, Zcash, Pivx, DeepOnion, entre otros.