La inflación y devaluación son dos temas recurrentes dentro de la economía argentina, al igual que en otros países de Sudamérica, como por ejemplo Venezuela. Un refugio ante la inflación en la Argentina han sido las criptomonedas, principalmente bitcoin. Aquí exploramos este tema y vemos cómo el bitcoin puede ser de utilidad para los argentinos.

 

Puntos importantes

  • La falta de confianza hacia los gobiernos de turno y las trabas económicas que la Argentina suele enfrentar repetitivamente a lo largo de los años han desencadenado en que los pequeños, medianos y grandes inversores opten por la adquisición de monedas digitales.
  • Muchas personas han decidido comenzado a ahorrar su dinero (y en algunos casos recibir su salario) a través de las criptomonedas ya que esto las protege de que su dinero pierda valor.
  • La Argentina está catalogada como uno de los pioneros en cuanto a la adopción de criptomonedas, gracias a la instalación de varios cajeros automáticos de Bitcoin a lo largo y ancho del territorio

Inflación en Argentina

Año tras año la devaluación en el país es cada vez mayor y no parece tener forma de controlarse. De hecho, en el año 2018 llegó a sobrepasar el 50% anual, colocando a la Argentina dentro de los primeros puestos de los países con mayor inflación a nivel mundial.

Entendemos por inflación al acto que ocurre cuando el gobierno emite dinero sin que exista una demanda real del mismo. Esto desencadena en una mayor oferta de pesos para una misma (o menor) demanda, ocasionando una devaluación de la moneda.

Como consecuencia de la devaluación, los ciudadanos van perdiendo poder de compra y ahorro, mientras que el precio de los bienes y servicios sigue aumentando, reduciendo inevitablemente la calidad de vida económica.

Aunque se trate de un problema que data de varias décadas, ninguna de las últimas administraciones de gobierno han podido solucionar este tema, y pareciera que cada vez se convierte en un inconveniente más grande.

Bitcoin como opción para frenar la devaluación

Han surgido diferentes ofrecimientos para erradicar la devaluación, tal como el que ha hecho el inversionista Tim Draper, quien le recomendó al presidente Mauricio Macri que abandone el peso argentino y se pase al Bitcoin, en un intento por mejorar la economía argentina e impulsar a los emprendedores.

 

Si bien es un activo con un historial muy volátil a lo largo de los años, muchos confían en que devolverá ganancias en el medio y largo plazo. Es una apuesta un tanto riesgosa, más si tenemos en cuenta que algunas personas invierten grandes sumas de dinero.

Los inversionistas coinciden en que se opta por diversificar su inversión comprando criptomonedas debido a dos simples razones: escasez y descentralización. Estas características se tornan interesantes para alguien que busca refugiarse contra la inflación, evitar la burocracia que implica el sistema bancario y, por qué no, obtener un buen rendimiento por la inversión realizada.

Todo esto resulta muy atractivo, pero debemos aclarar que, al igual que en gran parte del resto del mundo, las criptomonedas no están reglamentadas por la ley nacional, lo cual dificulta un poco el panorama.

Consideraciones finales

Aunque aún falta un gran tramo por recorrer para que las criptomonedas logren instaurarse como un instrumento de pago viable y predominante, poco a poco se van abriendo paso.

En parte, el ineficiente manejo político y económico de los países ha hecho que las personas tengas que optar por alternativas para subsistir. En este sentido, las criptomonedas, en particular el bitcoin, están brindando soluciones a problemas que requieren soluciones urgentes y que métodos tradicionales no están ofreciendo.

Artículos de interés