Para pasar de la ansiedad a la relajación financiera es necesario crear un plan de presupuesto personal para administrar sus ingresos y gastos. Se trata del primer paso para ahorrar dinero y ser dueño de su vida financiera. Esto no tiene que ser demasiado complicado, ya que un plan de presupuesto sencillo posee un gran impacto en su comportamiento financiero.

 

Vivir al día, preguntándonos si tendremos suficiente dinero para pagar nuestras cuentas es algo que nos sucede a todos. Pero como dice el viejo dicho «El que quiere, puede.» A estas alturas del partido probablemente usted ya se dio cuenta de que necesita comenzar a presupuestar en su vida. Ahora, también es buena idea aprender cómo hacer su plan de ahorros y aferrarse a él.

Cómo hacer un presupuesto personal

Recopilar Evidencia

El gasto excesivo a menudo viene acompañado de la pérdida de seguimiento de sus gastos. La mayoría de las veces usted se da cuenta de esto una vez que sus ingresos han desaparecido, mientras que el próximo pago de cheque aún está lejos de ser visto.

Lo que debe hacer para evitar eso es determinar cuánto dinero posee y en qué lo está gastando. El primer paso para saber dónde puede ahorrar, es conociendo hacia qué lugar va realmente su dinero.

 

Un método muy popular para hacer un seguimiento de sus gastos es escribirlos a medida que van llegando. Puede realizarlo mediante una hoja de cálculo, un cuaderno o usar alguna de las aplicaciones de presupuesto existentes. La decisión es suya. Es importante realizar esto durante al menos un mes antes de establecer su plan presupuestario.

Comenzando la Investigación

Una vez que haya realizado un seguimiento de sus gastos mensuales, es vital confeccionar una lista de sus gastos, ordenándolos de acuerdo a su importancia. Para determinar qué items van en una lista, primero echemos un vistazo a los diferentes tipos de gastos.

  • Gastos fijos – los cuales no cambian mensualmente, por ejemplo: alquiler, seguro, comisiones bancarias, pago de deudas.
  • Gastos variables – son aquellos que difieren cada mes, por ejemplo: comestibles, artículos de cuidado personal, combustible, ropa, regalos.
  • Gastos de emergencia – generados por situaciones impredecibles, por ejemplo: cuidado de la salud, la reparación de un teléfono roto o una computadora portátil. Idealmente este dinero proviene de su cuenta de ahorros de emergencia.
  • Gastos adicionales o excepcionales – todos los gastos que no son esenciales, por ejemplo: salir a cenar, ir al cine, Netflix, suscripciones, bocadillos, café para llevar.

Un formato de presupuesto personal muy claro es en el que los gastos más importantes (alquiler, servicios y deudas), son lo primeros a considerar.

Sobreviviendo a la Confusión Interna

No es fácil dejar de lado algunos elementos de su lista. Puede que no necesite esa costosa taza de café por la mañana, pero seguramente hará que su día sea un poco mejor.

Para determinar cuánto necesita dejar de lado, el secreto es establecer prioridades. Comience por separar esos gastos fijos importantes de los que son diarios. Esto lo ayudará a organizar su presupuesto y establecer los porcentajes de gasto adecuados.

Por ejemplo, comience creando una simple tabla. Añada sus gastos y categorícelos. Puede hacerlo en una hoja de papel, con la ayuda de una hoja de cálculo o incluso con una aplicación móvil para la creación de presupuestos. En la parte inferior, sume los números por categoría, que luego comparará con sus ingresos.

Presupuesto Personal: ejemplo

Veamos un ejemplo de presupuesto personal mensual. Imaginemos que Sally cuenta con un ingreso de 1500 euros. Después de un mes, ella descubre que la deuda de su tarjeta de crédito se ha incrementado en 700 euros en los últimos 4 meses. ¿Cómo pudo pasar esto?

Ella no tiene idea ya que tuvo la impresión de que no estaba gastando demasiado. Pero una vez que lo escribió, pudo comprobar que en realidad estaba gastando más dinero del que sus ingresos le permitían.

CategoríaGasto Mensual
Renta800
Comestibles500
Transporte250
Entretenimiento125
Gasto Total1675

Así que, básicamente, Sally está gastando 175 euros de más al mes. Después de cuatro meses, ella posee una deuda de 700 euros que tiene que pagar.

Ahora es el momento de cambiar sus hábitos mediante la asignación de dinero que ella se permite gastar por mes. Posteriormente Sally elabora un presupuesto personal mensual que le permite ver en qué gastar el dinero. Este plan también incluye el pago de su nueva deuda de la tarjeta de crédito.

CategoríaGasto Mensual
Alojamiento800
Comestibles400
Transporte175
Entretenimiento65
Pago de la Deuda60
Gasto Total1500

Ahora que el plan de presupuesto ha sido diseñado, es hora de asignar el dinero a las diferentes categorías. Una forma muy sencilla de hacer esto sería configurando presupuestos semanales para las categorías de comestibles, transporte y entretenimiento. Este presupuesto semanal se vería así:

CategoríaGasto Semanal
Comestibles90
Transporte45
Entretenimiento15
Gasto Total150

Una forma de profundizar esto es haciendo uso de cuentas bancarias separadas, o simplemente carteras separadas (aunque recuerde que cada mes cuenta con un promedio de 4.3 semanas) que puede usar solo para esos fines. Además, Sally no tiene que gastar todo el dinero en la semana 1.

Todos sabemos que algunas semanas son más difíciles que otras. Por lo tanto, puede usar el dinero que no se gastó y guardarlo para un buen regalo o reservarlo para la próxima semana cuando las cosas pueden ser más difíciles, o tal vez porque ella quiere tomarse un tiempo libre e ir al cine.

Al cabo de 12 meses, Sally ha pagado su deuda, incluidos los intereses. Ahora puede decidir dónde gastar los 60 dólares adicionales que estaba usando para el pago de la deuda.

El mejor consejo para ella sería guardar este dinero para gastos imprevistos («ahorros de emergencia»), pero quizás a ella le gustaría darse un gusto y finalmente poder obtener ese vestido nuevo.

Hemos dejado afuera algunas categorías, como la ropa. Lo hicimos a propósito. El ejemplo anterior es una versión simplificada de la realidad. Sin embargo, al crear presupuestos, la simplificación es a menudo una buena forma de ser exitoso. Lo que importa es la visión general que a uno le brinda.

Estableciendo Reglas de Presupuesto

Una cosa es crear un plan de presupuesto y tener una buena visión general de sus gastos financieros. Otra totalmente distinta es asignar presupuestos. Esto se puede hacer fácilmente con algunas reglas de presupuesto personal.

Una de las mejores reglas de presupuestación que se suelen utilizar es la de 50/30/20. ¿Como funciona? Este simple plan de presupuesto recomienda invertir el 50% de sus ingresos en el pago de necesidades básicas, el 30% para sus gastos personales y el 20% para ahorros.

Esta regla es excelente ya que le permite ahorrar una quinta parte de su dinero, sin que sea demasiado austero. Descubra más sobre esta regla de presupuesto.

Diferentes Estrategias Presupuestarias

Recuerde, vivir con un presupuesto limitado no significa que tenga que dejar de disfrutar la vida. Se trata de crear una visión general de su vida financiera, es decir, poder tener control sobre en qué gastar su dinero.

Si encuentra muy complicado hacer un presupuesto personal, puede optar por una estrategia diferente. Con la mentalidad y la paciencia adecuadas, definitivamente podrá alcanzar todas sus metas.